About Us Physicians Education Members Patient and Public Corporate Partners DCR Research Foundation
Print

Enfermedad Diverticular

La diverticulosis del colon es un problema común que afecta a cerca del 50% de los estadounidenses de 60 años de edad y a casi todos de 80 años. Sólo un pequeño porcentaje de las personas con diverticulosis tienen síntomas, y un número aún menor necesita cirugía.

¿Qué son la diverticulosis y la diverticulitis?

Los divertículos son bolsas que se forman en las paredes del colon, normalmente en la parte izquierda o colon sigmoide, pero pueden abarcar todo el colon. La diverticulosis describe la presencia de estas bolsas. La diverticulitis describe la inflamación o complicaciones debidas a estas bolsas.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad diverticular?

La enfermedad diverticular sin complicaciones no se relaciona normalmente con síntomas. Los síntomas se deben a las complicaciones de la enfermedad diverticular, incluidas diverticulitis y hemorragia. La enfermedad diverticular es una causa común de hemorragias considerables del colon.

La diverticulitis, una infección de los divertículos, puede causar uno o más de los síntomas siguientes: dolor en el abdomen, escalofríos, fiebre y cambios en la defecación. Los síntomas más intensos se relacionan con complicaciones graves como perforación (ruptura), formación de abscesos o fístulas (una conexión anormal entre el colon y otro órgano o la piel).

¿Cuáles son las causas de la enfermedad diverticular?

La causa de la diverticulosis y la diverticulitis no se conoce con precisión, pero es más común en las personas que consumen una dieta con bajo contenido de fibra. Se cree que consumir una dieta baja en fibra durante varios años crea mayor presión en el colon y forma bolsas o divertículos.

¿Cómo se trata la enfermedad diverticular?

Consumir más fibra alimenticia (granos, legumbres, verduras, etc.) y, a veces, limitar el consumo de ciertos alimentos reduce la presión en el colon y puede disminuir el riesgo de complicaciones debidas a la enfermedad diverticular.

La diverticulitis necesita un control distinto. Los casos leves pueden ser tratados con antibióticos orales, restricciones alimenticias y, posiblemente, con ablandadores fecales. Los casos más graves necesitan hospitalización con antibióticos por vía intravenosa y restricciones alimenticias. Los ataques más agudos pueden aliviarse con estos métodos.

La cirugía se reserva para los pacientes con diverticulitis recurrente, complicaciones o ataques graves cuando hay poca o ninguna respuesta al medicamento. También se requiere cirugía en las personas que presentan una sola hemorragia grave debida a la diverticulosis, o con hemorragias recurrentes.

El tratamiento quirúrgico de la diverticulitis elimina la parte enferma del colon, más comúnmente, la parte izquierda o colon sigmoide. El colon se conecta de nuevo con el recto o se  “anastomosa.”La recuperación completa es factible. El funcionamiento normal del intestino se reanuda en unas tres semanas. En las cirugías de emergencia, los pacientes necesitan una bolsa temporal de colostomía.Para evitar complicaciones, se recomienda a los pacientes que busquen atención médica temprana para los síntomas abdominales.